Punto y Raya Festival 2009 - Imagen de la organizaciónLos organizadores del Punto y Raya Festival, sobre el que escribí hace un tiempo, han tenido la gentileza de enviarme un correo con información sobre la edición de este año. Últimamente he estado demasiado ocupado para atender debidamente el blog, pero no me gustaría perder la ocasión de anunciar debidamente este evento cuyo interés será grande para quienes tengan interés en la cultura contemporánea y la creación artística.

En esta ocasión el festival se traslada a Barcelona y tendrá lugar en noviembre de este 2009. Para quienes no podamos acudir al Festival es probable que tengamos ocasión de verlo más adelante en Madrid, aunque todavía no se han anunciado fechas.

Este año se presenta especialmente interesante, ya que las bases apuntan hacia contenidos todavía más abstractos, que seguro ayudarán a definir todavía más el carácter del Festival.

Estoy convencido de que la organización seguirá haciéndonos disfrutar, además de con las obras a concurso, con una estimulante sección retrospectiva que nos ayude a profundizar y acercarnos al punto de partida de la propuesta artística y conceptual del Festival.

Como en la edición anterior, la inscripción sigue siendo gratuita y el plazo finaliza el lunes 17 de agosto de 2009. En la página del proyecto se pueden encontrar las bases del concurso, el formulario de inscripción para participar en él y también mucha información adicional como vídeos de la anterior edición, una mediateca, enlaces interesantes…

Como arquitecto me resultaron muy interesantes dos aspectos del material que pudimos ver la edición anterior: uno es la proximidad del planteamiento de las propuestas a las estrategias del proyecto arquitectónico; y, otro, el cambio cualitativo que produce la introducción del factor tiempo, a través del sonido y el movimiento en una representación plástica abstracta, la conecta mucho más con lo que podría ser la experiencia arquitectónica. La relación entre música y arquitectura es ya un tema clásico, pero este tipo de representación abstracta resulta especialmente sugerente en ese sentido.

En relación a este Festival tengo pendiente escribir un post sobre unas jornadas denominadas “Los límites de la composición” a las que tuve la fortuna de asistir el año pasado (también en La Casa Encendida) y en las que un grupo de pioneros de la música experimental (americana) post Cage como Gordon Mumma o Alvin Lucier, con la ayuda para profanos de Carmen Pardo y Makis Solomos, exponían los puntos de partida, reflexiones y procesos de su actividad creativa. La afinidad de la propuesta artística, probablemente relacionada con la proximidad cultural y geográfica, me llevan a pensar y a sugerir a la organización la presencia de algunos de estos compositores en alguna mesa redonda. Podría resultar tan interesante para un Festival como el Punto y Raya contar con gente tan lúcida como fue la intervención de Agustín García-Calvo en el 2007.